Extremadura: Guadalupe y las Villuercas

Extremadura: Guadalupe y las Villuercas

Las Villuercas y Guadalupe es una pequeña joya escondida que ha mantenido el encanto durante siglos, como lo hace una gran esencia en un pequeño frasco.

En Guadalupe y las Villuercas (Cáceres), descubrirás el Monasterio y las juderías pero está zona no es sólo eso. Sin lugar a dudas es tan rica en cultura que nos sabrá a poco, sin que decir tiene que en tu viaje podrás encontrar paisajes únicos como los apalaches extremeños, con un gran valor geológico y que no tienen comparación dentro de la Península Ibérica.

A parte tenemos una oferta gastronómica basada en embutidos y carnes de caza que nos ayudarán a recuperar fuerzas después de la obligada subida al Pico Villuercas o al Pico de Cabañas del Castillo.

Así que si quieres descubrir esta zona, ¡quédate por aquí que comenzamos el viaje!

Día 1. Llegada a Guadalupe

Monasterio de Guadalupe. La joya de Guadalupe
Monasterio de Guadalupe. La joya de Guadalupe

Salimos de Madrid un viernes por la tarde para llegar al atardecer a Guadalupe. En nuestro viaje pasamos primero por el Embalse de Villacañas, donde pararemos a la vuelta para ver las ruinas romanas.

También se pasa por Castañar de Ibor, donde existe una interesante cueva que solo es visitable en una determinada época del año. En invierno no se puede visitar, por lo que así tenemos excusa para volver en otra ocasión. También después de Castañar de Ibor nos encontraremos por la carretera con el pueblo de Navalvillar de Ibor, famoso por sus quesos, no debéis de perdéroslos.

Dónde dormir y comer en Guadalupe

Llegamos a Guadalupe de noche, y hay que decir que la carretera es un pelín sinuosa para no ser un puerto de montaña. En Guadalupe nos alojamos en el Hostal Altamira y esa noche cenamos en el Mesón Cerezo.

El hotel nos pareció sin más, no repetiríamos. Las instalaciones son correctas, pero el trato por parte de la responsable fue bastante frío.

La cena en el Mesón Cerezo estuvo bien, a destacar la morcilla (estaba espectacular) y el ambiente, ya que, estábamos en un balcón que daba a la plaza del pueblo desde el que se veía la Basílica.

Día 2. Ruta en coche por las Villuercas-Jara-Ibor

Nos levantamos temprano para recorrer la comarca en coche y descubrir sus rincones, que previamente nos habían asesorado en Fitur y en la oficina de turismo de Guadalupe.

Guadalupe

Monasterio de Guadalupe

Empezamos como no, con un recorrido guiado por el monasterio de Guadalupe. Para verlo hay que pagar la entrada guiada de 5€ por persona, no existe opción de entrada libre. Esto al principio no nos gustó mucho, ya que, parte de la visita tenía un contenido que a priori se nos antojaba aburrido.

Claustro del Monasterio de Guadalupe
Claustro del Monasterio de Guadalupe

 Pero es cierto que tanto por ver el claustro del monasterio con su templete y su rosetón, como por la calidad del guía y la cultura que encierran las diferentes salas del monasterio, al final nos pareció que mereció la pena la visita guiada.

Al terminar la visita podréis acceder al claustro de la Hospedería del Real Monasterio y a la basílica. La entrada a la basílica es libre.

Pasear por Guadalupe

Después hicimos una visita auto guiada (con el material facilitado por la oficina de turismo) por Guadalupe descubriendo la historia de los rincones que habíamos visitado la noche anterior.

Paseando por Guadalupe
Paseando por Guadalupe

Cabañas del Castillo

Tras acabar con nuestra visita por las callejuelas de Guadalupe, nos dirigimos hacia Cabañas del Castillo disfrutando de la ruta en coche donde pudimos ver la diferencia entre la llanura y las montañas extremeñas.

Cabañas del Castillo
Cabañas del Castillo

Una vez llegamos al pueblo subimos hasta el castillo, la subida corta e intensa pero que no desmerece las vistas desde arriba.

Peña Amarilla

Para finalizar el día nos dirigimos hacía la Peña Amarilla, que se encuentra dirección Alía. A 8 kilómetros de este pueblo se encuentra el mirador de la Peña Amarilla, donde se puede disfrutar del vuelo de los buitres que habitan en esta zona.

Admirando aves rapaces
Admirando aves rapaces

Cenar en el Parador de Guadalupe

Volvimos antes de que anocheciese, ya que teníamos reserva para cenar en el Parador de Guadalupe, fue un regalo y la verdad que es  una experiencia gastronómica que merece la pena. La cena fue espectacular, cada plato mejor que el anterior.

Día 3. Pico Villuercas por el camino de Alfonso Onceno

Ficha técnica de la ruta

Track de la ruta: para descargar

Para ver el track que utilizamos para realizar la ruta, pincha aquí.

Descripción de la ruta

Hoy toca introducirnos en plena montaña apalachense extremeña. Para ello saldremos de Guadalupe dirección Navalmoral de la Mata y dejaremos el coche en el alto en frente de una valla con carteles, que hay un pequeño parking. Si cruzamos la carretera, justo en frente, por una rampa hormigonada con un pendiente muy pronunciada (si subís con el coche tener cuidado con los bajos) encontraremos la Ermita del Humilladero, en el Cerro de las Altamiras.

Es un templete muy parecido al que se puede ver en el centro del claustro del Monasterio, pero con unas dimensiones mucho más grandes y en su estructura interna, que es muy llamativa encontraremos una cruz. Su construcción fue iniciada en el siglo XV y fue concebida para que los peregrinos que iban hacia Guadalupe hicieran un alto en el camino y pudiesen parar a rezar al ver desde lo alto el esplendor del Monasterio. En esta ermita se encuentren los grilletes que tuvieron preso a Miguel de Cervantes en Argel.

Ermita del Humilladero
Ermita del Humilladero

Después de esta pequeña visita comenzamos nuestra ruta de senderismo. Comenzaremos siguiendo la pista aproximadamente 1 kilómetro, donde también se puede dejar el coche.

Marcas del sendero
Marcas del sendero

Aquí tomaremos un desvío hacia la izquierda siguiendo los postes del GR-117 por un sendero que durante estos primeros kilómetros es de subida. Primero nos encontraremos  con un paisaje de pinos, para más tarde internarnos en un bosque de robles con musgo que le da un toque mágico al camino.

Ruta al Pico Villuercas
Ruta al Pico Villuercas

La subida acaba en el Collado de las Arenas. En este punto, retomamos la pista para llegar hasta el Collado del Pozo de las Nieves.

Nosotros aquí nos desviamos para ver el pozo que construyeron los monjes del monasterio para abastecerse de nieve y hielo durante el año. Actualmente quedan las ruinas de lo que fue este pozo.

Deshacemos camino para volver al camino principal, donde hay que saltar una barrera. No os preocupéis, el camino es público según el catastro y es una ruta que esta indicada en la página del geoparque.

Hay que seguir la pista rodeando el Pico Villuercas y en un punto determinado se debe abandonar la pista, para saltar una valla (no nos gusta saltar vallas, pero empeñarse a ponerlas ¡es lo que tiene!)

Ruta al Pico Villuercas
Ruta al Pico Villuercas

Después de saltar la valla hay que seguir por una pista que asciende poco a poco hacia la zona del pico, cuidado con coger la pista que llanea y baja, porque equivocarse es fácil… Nosotros nos confundimos y otro grupo también así que atentos si no queréis hacer campo a través.

Después de esto el camino es muy liviano por una pista ascendente donde tendremos una panorámica de los Apalaches, lo que será el aperitivo antes de al llegar al collado y disfrutar de estas montañas en todo su esplendor, desde este punto también se divisa la Peña Buitrera y el Castillo de Cabañas del Castillo. Y si tenéis suerte, como nosotros, podréis ver Gredos nevado a lo lejos.

Aquí tendremos que atravesar otra valla y seguir la pista ascendente. Según el track oficial hay que atravesar un campo de jaras durante 1 kilómetro pero nosotros preferimos subir por la pista al verlo muy denso y no distinguir el camino.

Los Apalaches extremeños
Los Apalaches extremeños

Coronamos el Pico Villuercas deleitándonos con los miradores que encontramos durante la subida. Al llegar arriba encontrarás la base militar abandonada, que formó parte del sistema de transmisión microondas durante la época de la Guerra Fría.

Arriba hay dos chamizos circulares de piedra para refugiarnos del viento y del sol, además del punto geodésico donde se puede subir por unas escalerillas para hacerte una foto desde ahí arriba.

Pico Villuercas
Pico Villuercas

Ahora toca el descenso por la pista hasta llegar de nuevo al Collado del Pozo de las Nieves donde empezaremos a deshacer el camino por el sendero entre robles que anteriormente habíamos utilizado de subida, hasta llegar de nuevo al punto de inicio donde habíamos dejado el coche.

Embalse de Valdecañas

A la vuelta a Madrid es recomendable parar en el Embalse de Valdecañas para visitar las ruinas romanas que hay al lado de la carretera antes de cruzar el embalse.

Ruinas romanas del Embalse de Valdecañas
Ruinas romanas del Embalse de Valdecañas

Esperamos que este descubrimiento tanto cultural, paisajístico y gastronómico os haya gustado y os hayamos dado una idea de fin de semana, o el pequeño empujón para visitar este rincón escondido entre las montañas.

5 comentarios en “Extremadura: Guadalupe y las Villuercas”

    • Muy buena elección para semana santa!! Ya nos contaréis que os parece la zona, pero seguro que os encanta!! Tanto por los pueblos como por la naturaleza. Lo mejor que es una zona con “poco” turismo con respecto a otras zonas de España!

    • Hola! Nos alegra saber que vais a conocer esta zona, seguro que os encanta!! Nosotros a parte de esta escapada, estuvimos hace dos años en semana santa por la zona de Mérida y las Hurdes, también muy recomendable. Mérida es historia y cultura en estado puro y de naturaleza si vas por ahí no os podéis perder el Meandro Melero!!
      Besos!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies